¿Qué No Debemos Hacer En La Lectura Veloz?

erroresSi quieres tener una lectura veloz y dejar de lado las prácticas actuales para rendir más en tu trabajo o estudio, entonces, echa un vistazo a lo que debes eliminar de tu día a día, sobre todo, cuando tienes en frente un largo texto o te restan pocas horas para rendir un examen.

Lee la siguiente nota y entérate más del tema.

Lectura veloz: Algunos vicios comunes

Entre los que comienzan a circular por el camino de la lectura veloz (que a mí me gusta llamar de “arte”), se notan algunas prácticas comunes o habituales. Estos “vicios”, deben ser disminuidos hasta el punto de eliminarlos. Si logras eso, podrás tener una mayor velocidad al leer, aumentarás tu concentración y tu comprensión de los textos.

El primer vicio es el de “leer palabra por palabra”. ¿Recuerdas cuando ibas a la escuela y la maestra te enseñó a leer por primera vez? Bueno, en ese momento, seguramente te ha dicho que leas letra por letra.

Cuando ya habías aprendido esa etapa, podías leer palabra por palabra. Una vez que adquirías práctica, pasabas a una oración y de allí a un texto. Sin embargo, la costumbre de leer todas y cada una de las palabras no se ha borrado de tu mente. Esta es una de las razones por las cuáles tu lectura no es tan rápida.

Para la lectura veloz debes estar atento a no reposar por demasiado tiempo la vista en una sola palabra. Lo que se intenta es que con una fijación “tomes” varias palabras y hasta una línea entera.

**REPORTE GRATUITO: Cómo Leer Más Rápido en solo 7 Días. ¡Garantizado! Haz Clic Aquí y Descárgalo AHORA

Lectura veloz: Deja de lado la subvocalización y la regresión

Sin dudas, otra de las trabas para no poder disfrutar de una lectura veloz es la “subvocalización”. ¿De qué se trata esto? Pues de la pronunciación de las palabras mientras las vamos leyendo. Puede ser con los labios o con la mente. Esto ralentiza mucho la tarea de leer y no nos deja avanzar.

Emparejado con este vicio podemos señalar otro, el de la “regresión”, el cuál es muy común también. Es cuando dirigimos la vista hacia atrás en el texto, es decir, volvemos a leer lo ya leído, porque queremos asegurarnos que una palabra se fije en la mente o porque hay un término que no comprendimos.

Si podemos eliminar estos tres vicios comunes podremos alcanzar una lectura veloz realmente fluida, rápida, comprensiva y recordar lo que hemos leído. No es difícil y menos imposible, sólo necesitamos práctica, compromiso y decisión. Todo lo demás, aparecerá solo.

Gracias…

Carlos Gallego – Escritor del Reporte:
“CómoLeerMásRápidoenSOLO7Días”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lectura Veloz y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s