Lectura veloz: Rapidez o lentitud

Lectura velozCuando alguien comienza a practicar las técnicas de la lectura veloz puede que no consiga en los primeros días doblar su velocidad al leer.

Sin embargo, con el correr de las semanas, es seguro que pasará a ser una persona con más intelecto, más información en su mente, mejores reflejos y sobre todo, más concentración.

Las diversas velocidades de la lectura se van dando a medida que se practican los ejercicios, pudiendo pasar de ser un lector normal a uno realmente rápido en cuestión de algunos días. En el siguiente artículo te contaré más al respecto.

Lectura veloz: qué saber sobre la velocidad

Una persona que ha aprendido sobre lectura veloz (o lo está haciendo en este momento) debe saber que según el texto y su dificultad es necesario adaptarse. Esto quiere decir que no es la misma velocidad la que se requiere para leer una novela que la que se necesita para una noticia sobre química, por ejemplo.

Un buen lector debe saber diferenciar estos tipos de velocidad “sobre la marcha”, teniendo en cuenta las posibilidades de cada uno y además qué es más útil. Si se está estudiando matemáticas o gramática, no es necesario pasarse de las 90 palabras por minuto, pero si se está leyendo el periódico, la velocidad puede ser del doble, unas 180 palabras cada 60 segundos.

**REPORTE GRATUITO: Cómo Leer Más Rápido en solo 7 Días. ¡Garantizado! Haz Clic Aquí y Descárgalo AHORA

Entonces, las velocidades varían según el tema, si es más sencillo o más complicado. Además hay que tener en cuenta si lo que se lee es conocido o no, si los términos son ya sabidos o se debe prestar más atención, si se está estudiando o repasando antes del examen, si se lee para distraerse y dispersarse o bien para una investigación o análisis profundo.

Así, es necesario tener diferentes marchas o velocidades, las cuáles se “programan” en el momento y según las capacidades de cada persona, sus gustos, preferencias y conocimientos. Al igual que un coche tiene primera, segunda, tercera, cuarta y quinta, nosotros también poseemos ese sistema aplicable a la lectura.

Lectura veloz y flexibilidad

Para poder determinar cuál es nuestro nivel en relación a la lectura veloz, es necesario tener presente algunos aspectos.

En primer lugar, el objetivo: distracción, conocer argumentos, hacer críticas, corregir, estudiar, encargo para el trabajo, etc

El texto: con palabras fáciles o difíciles, conocidas o desconocidas, ideas claras o confusas, extenso o corto, en otros idiomas, con gráficos, palabras resaltadas por el autor, etc.

Una vez que se ha determinado cuál es el objetivo y cómo es el texto será más sencillo aplicarle la velocidad adecuada y ser un experto lector, que no sólo está acorde a las circunstancias sino que además le saca mucho provecho a las técnicas más actuales para leer.

Gracias…

Carlos Gallego – Escritor del Reporte:
CómoLeerMásRápidoenSOLO7Días”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lectura Veloz y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s