Lectura veloz: las habilidades de un lector rápido

Las diferencias entre la lectura veloz y la “lectura tradicional” son muchas, algunas son más fáciles de reconocer que otras, sobre todo al principio de las prácticas.

Esto se puede ver con el tiempo, con la realización de las técnicas y con la asiduidad con que se ejercita.

Es por ello que en la siguiente nota te contaré los aspectos en los que difieren ambos tipos de lecturas y lectores y finalmente cómo comenzar a ser más ávido y veloz frente a cualquier texto que tengas en frente.

Lectura veloz: diferencias con la lectura “normal”

La lectura veloz se descubrió (o se creó) hace algunas décadas atrás porque algunos expertos en lingüística se dieron cuenta que era vital un cambio en la forma en que se incorporaba información procedente de los libros.

Teniendo en cuenta esto, es inaceptable que en las escuelas se siga enseñando a leer letra por letra, palabra por palabra, como desde hace al menos dos siglos.

Por otra parte, cada vez hay más cantidad de datos a nuestro alcance, pero menos tiempo libre para leer. Aquí también otra diferencia interesante con relación a la lectura tradicional: si se tarda una hora en leer una página, imaginen cuánto se necesita para ser experto en un tema, en investigar lo que nos interesa, en finalizar un libro.

**REPORTE GRATUITO: Cómo Leer Más Rápido en solo 7 Días. ¡Garantizado! Haz Clic Aquí y Descárgalo AHORA

La comprensión lectora no se pierde por la rapidez con que se lea, esto ha sido comprobado y se sigue analizando. Releer un texto varias veces no garantiza la retención de la información y tampoco su comprensión, simplemente, hace que se necesite mucho más tiempo.

Además, la subvocalización es contraproducente, ya que muchos sonidos se pueden perder en el “trayecto” hacia el cerebro. Lo mejor es leer internamente para que la información pase de los ojos a la mente sin puntos intermedios.

 Lectura veloz: recomendaciones

Es interesante aprender más sobre la lectura veloz en la teoría, pero también en la práctica. Una de las técnicas más útiles y practicadas es la de leer por frases o párrafos, sobre todo cuando se está comenzando. Esto quiere decir que se deben dar “saltos visuales” y no dejar la mirada fija en una palabra o en una oración. Cada vez se tendrá que abarcar unidades más amplias, dejando de lado las palabras y leyendo con una sola fijación más cantidad de datos.

Es necesario también percibir el significado de lo que leemos pero no buscar en el diccionario los conceptos que no se comprenden, porque el continuar leyendo seguramente nos brindará nuevas herramientas para comprender globalmente el texto.

No hay que olvidarse que las técnicas se van aprendiendo de a poco, y que se puede ir incrementando la velocidad de la lectura si se practica a diario, se tiene constancia, paciencia y se es objetivo con los resultados que se obtienen semanal o mensualmente.

Comienza hoy mismo y verás las grandes diferencias que hay entre un tipo de lectura y el otro, determinando cuál se adecua más a tus actividades y a los tiempos que corren.

Gracias…
Carlos Gallego – Escritor del Reporte:
CómoLeerMásRápidoenSOLO 7 Días”

Anuncios

Acerca de bassol

escritora
Esta entrada fue publicada en Lectura Veloz y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s