Lectura rápida: técnicas para conseguirla

La lectura rápida está “en contra” de los métodos que pregonan el hecho de leer “palabra por palabra” o releer lo que no se entiende, como ocurre en la escuela.

Por ello, se han desarrollado varias técnicas que ayudan a doblar (y hasta triplicar) la velocidad de lectura en poco tiempo, sólo con práctica y dedicación adecuadas.En la siguiente nota te contaré cómo puedes lograr leer más rápidamente, entender todo lo leído, agilizar la mente y entrenar tus ojos con métodos sencillos.

Lectura rápida hoy

En la actualidad, la lectura rápida está llegando a todas partes del mundo por la difusión y la recomendación por parte de quiénes ya la están practicando. Sin dudas, las ventajas son muchas y nadie quiere quedarse afuera.

El primer obstáculo que debe enfrentarse el que desea ser un lector veloz es a sacarse de la mente los hábitos que se le han enseñado cuando pequeños. Así es, eliminar de raíz ese tipo de doctrina o aprendizaje. Será algo difícil al principio, sin embargo, se dice que “el hombre es un animal de costumbre” y terminarás lográndolo.

**REPORTE GRATUITO: Cómo Leer Más Rápido en solo 7 Días. ¡Garantizado! Haz Clic Aquí y Descárgalo AHORA

El movimiento de los labios y la boca no están permitidos en la lectura actual, porque eso ralentiza el proceso. En su lugar, se deben entrenar los ojos para que cada vez se desplacen más velozmente por el texto y aumenten su campo, leyendo más en menos tiempo.

Podrás ampliar tu vocabulario, tus conocimientos, ser más eficiente en el trabajo, finalizar antes tus estudios, aprovechar al máximo tus tiempos libres para leer lo que más te apasiona, retener informaciones valiosas, saber todo lo que ocurre, acaparar más datos, etc.

Lectura rápida: técnicas y consejos

Ahora bien, seguramente querrás pasar a la acción y recorrer el maravilloso camino de la lectura rápida. Déjame decirte que se trata de un método muy sencillo y práctico con resultados asombrosos y muchas ventajas asociadas.

En primer lugar, mejora tu vocabulario, añade nuevas palabras a tu diccionario particular, con el fin de entender mejor los textos. Esto se consigue de la siguiente manera: cada vez que “encuentras” un término desconocido para ti, úsalo en diversos momentos de tu vida, así se volverá costumbre y sabrás su significado.

Luego, ten en cuenta que no debes leer más rápido de lo que tu comprensión permite. No quieras terminar un texto en dos minutos al principio, acompaña el proceso, no te apresures porque no lograrás buenos resultados.

Practica cada día durante al menos quince minutos en un lapso de tres a cuatro semanas. No olvides anotar tus tiempos iniciales y finales, con el fin de evaluar tus progresos y qué ejercicios son más útiles para ti o te dan mejores resultados.

Cuando termina cada semana, lee un capítulo de un libro preferido y mide cuántas páginas lees, por ejemplo, en una hora. Verás que cada vez que lo hagas el número crecerá.

Gracias…

Carlos Gallego – Escritor del Reporte:

“CómoLeerMásRápidoenSOLO 7 Días”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lectura Rápida y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s