Lectura rápida: técnicas para leer veloz

La lectura rápida necesita de técnicas para poder desarrollarse.

No es algo que se puede adquirir de la noche a la mañana sin ninguna preparación previa.

Muchos expertos de Universidades crean nuevos ejercicios para poder brindarlos a los que desean aprender sobre lectura rápida, técnicas sencillas y con explicaciones básicas. En la siguiente nota te contaré más sobre ello.

Lectura rápida: técnicas

Puedes comenzar ahora mismo a tener una lectura rápida, con técnicas adecuadas para tus capacidades y para tu nivel. Al principio, tendrás que practicar desde cero, es decir, con ejercicios más sencillos, pero con el correr de los días podrás ir avanzando hasta ser un experto en la lectura veloz.

Si deseas mejorar la velocidad en la que terminas un libro, si quieres ser más concentrado también en tu trabajo, si estás buscando conseguir mayor bagaje cultural o si simplemente eres un lector empedernido, te recomiendo que pongas en práctica estas técnicas de lectura rápida.

Sin dudas te ayudarán a doblar tu velocidad de lectura, y por qué no, a triplicarlo. Sólo debes ser constante y estricto contigo mismo para poder obtener buenos resultados en poco tiempo.

Verás que las ventajas de leer rápido van más allá de terminar un libro en menos horas o días y te brindará beneficios en todo tu entorno: la oficina, el estudio, la vida cotidiana.

Es momento de que pongas manos a la obra (u ojos a la obra) y comiences a entrenar las siguientes técnicas.

**REPORTE GRATUITO: Cómo Leer Más Rápido en solo 7 Días. ¡Garantizado! Haz Clic Aquí y Descárgalo AHORA

Lectura rápida: técnicas para leer velozmente

Comenzarás en el mundo de la lectura rápida con técnicas sencillas, como ya te lo he dicho antes:

– Escribe palabras sueltas en forma de tres columnas, luego, enfoca tu mirada en la parte media de cada palabra para leerla. Tus ojos deben hacer movimientos rápidos para terminar toda la columna y continuar con la siguiente. Repite el ejercicio al menos tres veces, todas ellas midiendo el tiempo con un cronómetro. La última vez que lo realices, notarás una disminución en la medición.

– Toma un texto cualquiera que no esté escrito en columnas (es decir, que no puede ser el del periódico). Subraya lo que te parezca lo principal con una línea negra debajo de cada palabra o frase. Puedes utilizar algún resumen de la universidad. Lee solamente lo subrayado, cada vez más rápido. Repite este ejercicio tres veces y toma el tiempo que te llevó finalizar cada uno.

– Toma nuevamente el primer trabajo, el de las columnas. Escribe de la mitad de cada palabra para abajo una línea negra. Intenta entender lo que dice cada una. Reitera el ejercicio. Ponte objetivos de tiempos para finalizar toda la lista.

De esta manera podrás tener una lectura rápida, con técnicas muy sencillas.

Gracias…
Carlos Gallego – Escritor del Reporte:
“Cómo Leer Más Rápido en SOLO 7 Días”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lectura Rápida y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s