Técnicas para adquirir una lectura rápida

lectura rapida¿Se puede mejorar considerablemente la velocidad de lectura hasta hacerla lectura rápida? Existen diversos ejercicios para mejorar y fortalecer la rapidez lectora, pero a la vez es fundamental considerar que la mejor manera de aprender a leer rápido es forzarse uno mismo a hacerlo. Algunos ejercicios para mejorar la velocidad lectora son localizar dentro de un texto una palabra preseleccionada previamente. Por ejemplo, en un artículo deportivo sobre fútbol tratar de localizar la palabra delantero. Hay que hacerlo rápidamente y luego chequear que se han localizado todas.  Otro método comprobado es localizar informaciones específicas dentro de un texto. En un artículo periodístico sobre política, localizar rápidamente los nombres de todos los partidos políticos mencionados y luego chequear el resultado.

Una recomendación igualmente valiosa y que sirve para tener conciencia de la lectura rápida sobre todo en personas principiantes en el tema es ampliar gradualmente el campo de fijación del ojo.  Tomar una hoja de un periódico estructurada por columnas relativamente estrechas (por ejemplo, 5 columnas por hoja).  Seleccionar una columna y trazar una línea vertical por el medio; posteriormente, leer la columna bajando los ojos por la línea vertical, sin apartarse de ella. El estudiante debe tratar de mejorar su velocidad de lectura pero sin comprometer una buena comprensión del texto, es decir, puede perder algún detalle, pero nunca información esencial.

**REPORTE GRATUITO: Cómo Leer Más Rápido en solo 7 Días. ¡Garantizado! Haz Clic Aquí y Descárgalo AHORA

Los cursos de lectura veloz o de rapid reading constituyen una muy valiosa herramienta a favor de la efectividad personal y social del estudiante, del trabajador y del profesional contemporáneo. En realidad, representan un apoyo inestimable para la efectividad de todo ser humano, al margen de cuál sea su situación específica.  Al contrario de lo que suele pensarse, la velocidad lectora no sólo no es enemiga de la comprensión sino que la potencia porque, como reza el adagio popular, generalmente “los árboles no dejan ver el bosque”. El agotar el día en el detalle, en lo específico, muchas veces viene a obnubilarnos lo global o lo genérico. También ocurre el fenómeno inverso: “el bosque no permite ver los árboles”. Se trata de lograr una resolución adecuada entre rapidez y comprensión, una potenciación recíproca.

El curso de lectura rápida ha sido especialmente diseñado en función de hacer posible la adquisición de las técnicas fundamentales que le permitirán lograr un salto cualitativo en la cantidad de palabras que será capaz de leer por minuto, tanto como la cantidad de textos a los que pueda acceder en un determinado período de tiempo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curso de Lectura Rápida, Lectura Rápida y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s