Lectura rápida: definición y programa

La lectura rápida es un modo de vida, podrían decir muchos. Otros, informarán que se trata de las técnicas más útiles que jamás les hayan enseñado.

Están los que alegarán que hay un “antes” y un “después” en sus estudios o trabajos.De una u otra manera, existen definiciones más técnicas o avanzadas de lo que realmente es este tipo de lectura que ha dejado de lado a la tradicional para pasar a una más acorde a los tiempos actuales.

En esta nota además aprenderás sobre el programa más usado para leer velozmente.

Lectura rápida: definición integral

La lectura rápida se basa en una serie de ejercicios o prácticas que tienen como objetivo principal aumentar los niveles de velocidad al momento de leer cualquier tipo de texto. Esto no quiere decir que se disminuye la comprensión ni tampoco la retención o memorización del contenido.

A diferencia de la lectura “lenta”, la rápida reduce dos pasos que ralentiza verdaderamente el proceso: la subvocalización y la audición. De esta manera, se pasa directamente de la vista al cerebro, sin gastar tiempo en leer y escuchar.

**REPORTE GRATUITO: Cómo Leer Más Rápido en solo 7 Días. ¡Garantizado! Haz Clic Aquí y Descárgalo AHORA

Los métodos principales de este tipo de lectura actual incluyen agrupar frases o palabras, detectar sólo las palabras importantes del texto, mover los ojos cada vez más rápido, entre otras. Sirve para una revisión completa y veloz de documentación con el fin de encontrar en menos tiempo lo que se desea, sin necesidad de completar cada página.

Las tasas de velocidad y comprensión podrán ser mejoradas a medida que se practica y se desarrollan los ejercicios adecuados a cada persona. Los básicos son más generales, sin embargo, cuando aumenta la dificultad, se pueden “escoger” los más útiles.

Lectura rápida: programa

Existen muchos programas para conseguir una excelente lectura rápida y acorde a nuestras necesidades. Sin embargo, hay que tener en cuenta qué incluyen cada uno de ellos y determinar los más adecuados.

Un buen programa debe ofrecer diversos ejercicios (desde más básicos a más complicados) que permitan desarrollar nuestra capacidad para reconocer las palabras destacadas, mover más rápidamente los ojos, retener la información incorporada, etc.

Todas las prácticas se basan en el entrenamiento de los músculos oculares, con el fin de que se muevan cada vez más rápido sin cansarse, de izquierda a derecha (en nuestro caso) y con cada vez menos fijaciones, aumentado así nuestro campo visual, que permite ver más contenido.

Entonces, es necesario que los programas o también llamados “cursos” de lectura veloz ofrezcan explicaciones desarrolladas para comprender cada ejercicio, que nos den la posibilidad de “auto evaluar” nuestros avances y que la práctica sea cada vez más difícil, una vez que pasamos la anterior. Así podremos lograr buenos avances y ser lectores veloces.

Gracias…

Carlos Gallego – Escritor del Reporte:

“CómoLeerMásRápidoenSOLO 7 Días”

About these ads
Esta entrada fue publicada en Lectura Rápida y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s